3 secretos para enamorar con un Logo… aunque estés empezando.

3 secretos para enamorar con un Logo… aunque estés empezando.

Ayer estaba viendo una serie de Netflix: en un secuencia en la que dos personas estaban hablando en una mesa de bar había dos botellas de las que sólo se divisaba ligeramente el cuello… Mi vista fue directamente a las etiquetas pegadas a esas botellas, que, al no ser relevantes para la escena, estaban absolutamente desenfocadas. Aún así, fui capaz de reconocer perfectamente una marca de tónica y otra de cerveza, y ninguna de las dos son líderes del mercado.

El diseño del logotipo de tu proyecto es un elemento que no debes dejar al azar, ya que podría suponer un Amor A Primera Vista de tu potencial cliente hacia tu marca.

La Vibración de los Colores

A todos nos atraen unos colores más que otros, puede que porque nos traen recuerdos o porque simplemente están de moda. Aunque hay una explicación demostrada: cada color produce diferentes ondas electromagnéticas, es decir, vibraciones, y esa vibración tiene un efecto sobre nuestro cuerpo y sobre nuestro cerebro. Por eso los colores pueden cambiar nuestro estado de ánimo y nuestra actitud.

Nuestro Cerebro ama las Curvas

Lo mismo ocurre con las formas: en general, nuestro cerebro prefiere las puntas redondeadas y los diseños curvos. La explicación puede estar en la naturaleza:  en ella apenas se encuentran ángulos rectos ni aristas, y por eso nuestro cerebro ancestral se relaja y se alivia frente a un diseño redondeado.

Nos cuesta menos recordar una Imagen que un Nombre

Por eso es tan importante «iconizar» nuestra identidad corporativa, y  representar en una imagen sencilla todo aquello que hemos definido como nuestros valores.

Deberías ser consciente de que encargar a un profesional de Branding es una obligada inversión que te asegurará un resultado alineado con el concepto que quieres que se perciba de tu empresa.

Eleonora Majorana, de Branding Little Brands me ha diseñado el logo de Marketinarium, y cada día me gusta más.

Se ha basado en un Moodboard (Muro de Inspiración) que responde perfectamente a la idea que quiero transmitir: en Marketinarium, a diferencia de otras agencias, mi misión es ayudar a emprendedores y pequeños empresarios a crecer integrando el Marketing dentro de su negocio de forma natural.

Según me explica ella misma, su solución creativa centra la atención en la letra M, que en 3d representa un espacio abierto y accesible, pero que a la vez ofrece protección, como si de un techo se tratara, habiendo elegido el color rojo para dar fuerza a la marca.

Marketinarium es un lugar al que puedes llegar y cuidaré de ti, asesorándote sobre las mejores soluciones para aumentar la visibilidad de tu negocio.

Las flechas indican el camino, en un juego de perspectiva que atrae hacia este lugar. Quiero que desde el primer momento mis clientes sientan que pueden confiar en mí para alcanzar sus objetivos.

La parte superior en forma en V en rojo recuerda un corazón que se asocia al latido. Las formas redondeadas subrayan la cercanía y el tipo de trato de confianza que quiero ofrecer.

Hablamos de emociones, no necesitamos levantar muros de formalidad que enfrían las relaciones.

El carácter tipográfico escogido para el nombre con formas geométricas, regulares y espaciadas, nos ayuda a conectar con la alegría. La letra K cuya ascendente se proyecta con una curva que recuerda una sonrisa, da un toque relajado y cercano.

El color turquesa de las letras pretende ser refrescante y relajante a la vez.

En Meditación se visualiza este color para dejar atrás el agobio y la confusión, lo que representa una de las razones de ser de Marketinarium: que las estrategias de marketing que ayudo a desarrollar a mis clientes les ayude a planificarse sin quitarles el sueño.

Y ahora piénsalo bien: ¿tú mismo serías capaz de representar todos estos conceptos en una imagen?